¡Hola babies!

Mi nombre es Brenda, tengo 22 años, soy de Querétaro pero por cuestiones de educación vivo en la ciudad de México. Comencé en esto de ser sugar baby hace un año aproximadamente y creo que comencé a serlo en la mejor cuidad de todo el país porque somos tantas personas viviendo aquí que encontrar un sugar daddy muy generoso es algo sumamente fácil.

Estaba yo navegando por internet cuando sin saber cómo llegue a un video de un story time” de una chica contando su experiencia saliendo con un hombre mayor y rico en el video ella hablaba de 2 o 3 aplicaciones que te conectaban con los Sugar daddies, yo ya había escuchado antes sobre esto pero pensé que era algo que no funcionaba o al menos no pensé que fuera tan bueno, en fin este video despertó  mi curiosidad y descargue varias aplicaciones para buscar encuentros, no tarde mucho en comenzar a recibir mensajes con propuestas pero ninguna lograba llamar mi atención ya sea porque el hombre no me gustaba o porque estaba siendo muy precavida.

Deje pasar algunos días y entre tantas cosas del día a día me fui olvidando del tema hasta que una tarde recibo un mensaje de un hombre al cual llamaremos “Adam” diciendo que él era un turista americano viajando solo y que le gustaría tener algo de compañía, el realmente fue muy directo y me dijo que podía ofrecerme $5000 pesos por vernos y ver si había química entre nosotros, yo estaba un poco incrédula la verdad porque sonaba tan fácil que aun que tenía algo de nervios acepte. El lugar lo elegí yo y fue un restaurante muy lindo en la colonia Roma llamado Rosetta.

Hay mismo me lleve una gran sorpresa ya que yo esperaba encontrarme con un americano algo subido de peso y quizás un poco creído si, si sé que suena prejuicioso pero era lo que esperaba ya que en su perfil de sugar daddy sus fotos no mostraban muy bien su rostro y jaja bueno eche a volar mi imaginación. Adam era un hombre de 38 años muy atractivo y hablaba un español bastante bueno, nos caímos estupendo desde el minuto 1 me conto que llevaba algunos días en la cuidad y que le encantaba, él se encontraba tomando un descanso de un año de su trabajo y decidió dedicarse a viajar por México, Colombia y Panamá. Era increíble mi primer cita con un “sugar daddy” y todo iba de maravilla estaba con un hombre sumamente atractivo e inteligente wow en medio de nuestra comida el menciono que le gustaría tener una guía durante su viaje por México y que yo le caía muy bien que le encantaría viajar conmigo a lo cual yo respondí que no estaba tan segura de poder acompañarlo por cuestiones de tiempo y mi escuela, él comprendió muy bien que no podía alejarme por tanto tiempo así que me hizo una propuesta viajar con él durante una semana por la cual yo recibiría $10000 pesos al término de esta  a pesar de que era muy tentador para mí no estaba muy convencida después de todo recién lo conocía con muchas dudas le pregunte a donde viajaríamos y su respuesta me hizo decidirme “ vamos a Cancún”.

¡CANCUN! Dios mío, por ahí hubiera empezado, mi respuesta fue un rotundo sí. Después de todo quien le dice que no a un viaje con todos los gastos pagados a Cancún jaja una vez pasada mi desbordante emoción el me aclaro algunos puntos y es que él quería que viajáramos como lo harían cualquier pareja de novios y yo entendí claramente el mensaje él quería intimidad y un trato dulce y cariñoso como el que te da tu novia.

Yo acepte encantada este era mi momento y no lo pensaba desaprovechar, terminamos de comer y Adam me invito a su habitación en el hotel donde se estaba hospedando ahí podríamos buscar vuelos de avión y planear nuestro viaje.

 

Ya en su hotel y después de unos cuantos tragos, las cosas se pusieron un tanto candentes como era de esperarse, ¿cierto? Él y yo estuvimos juntos y fue delicioso, no lo podía creer todo estaba fluyendo tan rápido y tan bien que era difícil creer que hace tan solo unas horas nos habíamos conocido, teníamos un sentido del humor muy parecido y Adam era todo un caballero conmigo realmente me trataba como a su novia.

Planeamos nuestro viaje para dentro de dos días así yo podía arreglar algunos pendientes y hacer mi maleta tranquilamente, ese día Adam me invito pasar la noche con el pero como te dije anteriormente tenia algunos pendientes y quería dejar todo en orden así que no acepte. El trato estaba hecho y yo debía marcharme, mientras me preparaba en el baño para irme a casa Adam ponía el dinero que me había prometido en mi bolso y que bueno que lo hizo así porque honestamente yo no sabía cómo abordar el tema y hasta me daba un poco de pena tengo que aceptar, pero esta con el tiempo la pierdes y la tienes que perder por que recuerda que la pena al final del día no nos deja nada, ni dinero, ni aventuras ni nada, la pena no sirve.

Con el dinero que me obsequio pude comprar unos trajes de baño muy lindos, maquillaje y algo de ropa. El día esperado llego y la aventura hacia uno de los destinos más hermosos de México comenzó. Todo fue genial mi hermoso sugar daddy compro boletos con asientos premium, me dijo que si durante el viaje quería o necesitaba algo solo debía pedirlo y créeme así lo hice no hubo nada a lo que el dijera que no, viajar de esta forma es algo maravilloso, no te preocupas de si los precios son altos o bajos solo te preocupas por disfrutar.

Llegando al hermoso Cancún nos hospedamos en un hotel precioso y disfrutamos de las hermosas playas de arena blanca “recordar es volver a vivirlo” ¡una maravilla de lugar! era la primera vez que estaba ahí así que ya te imaginaras cuan encantada estaba. En la semana que estuvimos juntos pude conocer Cancún y Tulum comimos en los mejore lugares, dimos un paseo en bote y en moto acuática fue genial, durante esa semana fuimos una pareja de novios como cualquier otra, tanto que el pensar en que solo sería una semana por momentos era algo triste.

Hay estaba yo haciendo mi debut como sugar baby y preguntándome por qué diablos no había comenzado antes, absolutamente todo resulto ser una maravilla Adam y yo nos disfrutamos tanto que aunque el viaje estaba terminando ambos acordamos repetirlo algún día . El día de volver a casa llego más rápido de lo que hubiera querido y yo debía volver sola a la ciudad de México ya que Adam continuaría su viaje y su próximo destino era Colombia.

Fuimos juntos del hotel al aeropuerto donde nos despedimos no sin antes el entregarme un sobre con el dinero acordado, yo estaba tan feliz y tan nerviosa también porque era mi primer vuelo completamente sola en fin con me sentía tan bien que el viaje de regreso a casa fue muy placentero. De este primer viaje con Adam del que les estoy hablando sucedió en febrero del 2018 después de eso él y yo jamás perdimos la comunicación y el día de hoy hemos vuelto a encontrarnos. ¡Así es! Escribo esta historia desde un hotel todo incluido en el estado de Quintana Roo desde la bella playa del Carmen pero esa es otra historia.

Viajar es algo que amo y el convertirme en sugar baby me ha permitido conocer muchos lugares de México, pero no solo conocerlos si no conocerlos desde el lado más lujoso que se puedan imaginar. Ser sugar baby es algo que definitivamente me cambio la vida.


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

 
×
 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir

Ir a la barra de herramientas