“El brillo de los atardeceres siempre quedará en mis recuerdos, ver cómo atravesaban los rayos del sol de las 5:30 de la tarde, por la ventana de su habitación”

Suspiro profundo y aquí comienza “S” a relatar su bella historia de amor con “C”

Experiencia S y C
Historia de amor y desamor

La historia de S no es exactamente con un Sugar Daddy, sino más bien una historia de amor y decepción; detrás de una SB hay una mujer de carne y hueso, una mujer que tiene sentimientos como cualquiera. Las SBs tienen una vida aparte de la secreta con sus respectivos SDs, a continuación un ejemplo de tantos:

Fue en la primavera del 2014, era casi el mes de abril, yo lo conocía de hace muchos años atrás, debido a que es una amistad de la familia, por cierto, él no me agradaba antes, siempre me había parecido un hombre muy pretencioso, ya que es muy guapo, me daba la impresión de que su actitud era como del típico “don Juan” y lo llegué a criticar en silencio pensando que era inculto, que si no fuera por su belleza física simplemente no encajaría en ningún lugar, que tenía suerte de vivir en una época materialista y superficial donde la belleza física te abre las puertas antes que la inteligencia; él tenía 29 años y yo 22 cuando empezó.

Verás, un día fui a su casa, no por invitación de él, nosotros éramos solo conocidos pero no amigos, apenas y cruzamos palabra una vez en los años anteriores, supongo, resulta que yo soy muy amiga de su sobrino, quién vivía con él en esa época y fue por invitación de su sobrino que fui a su casa; su sobrino es un gran amigo mío desde la primaria, o sea muchos años de amistad y existe la confianza inmensa, te digo esto porque ese día mi amigo y yo tuvimos sexo, pero fue de esas ocasiones que no va el sexo, porque somos tan amigos que fue hasta raro, fue cómo hacerlo con tu primo o tu hermano, ¿me explicó? De hecho, no teníamos más de 15 minutos de acción cuando de repente llegó él, (C), y casi abre la puerta y nos ve, solo que rápido mi amigo le dijo que no estaba solo, que tenía compañía, y fue chistoso porque él le dijo que estaba bien, que solo quería tomar su pipa del buró, y mi amigo se la dio. Nos reímos mucho por haber sido pillados, pero también fue más gracioso aún, el alivio que sentimos de haber sido interrumpidos, fue algo así como :yo sé que tú sabes, y tú sabes que yo sé.

Cuando llegué a mi casa, te juro que me bombardeó la idea de hacer un trío en el momento en que llegó C. Y le comenté a mi amigo, posteriormente él le dijo a su tío y… sí ya sé, puedes pensar que soy muy liberal y una chica “loca”, y sí, hace unos añitos atrás no tenía mucho autocontrol y creía que la vida solo era diversión loca.

Al día siguiente mi amigo me comentó que ya le había dicho a su tío, entonces decidí enviarle un mensaje diciéndole sobre la idea del trío, fue muy gracioso ahora que recuerdo, porque él solo me respondió con una manita azul de “like”. Yo me sentí como tonta y pensé que me había ignorado. Pasaron dos días cuando de repente me llegó su mensaje , decía “hola ¿cómo estás?, ¿Qué te parece si vamos al cine el Jueves? es mi día de descanso. Yo me sentí alucinada y emocionada, no me dí cuenta en qué momento, pero me enamoré perdidamente de él desde el primer instante que nos encontramos ese Jueves. Le dije: sabes muy bien que no iremos al cine, y yo no quiero tampoco rodeos, vamos directo a la acción.

Quedamos de vernos en la esquina de mi casa, y de ahí nos fuimos juntos a un motel. Y fue fantástico, quedé flechada de él, me encantó este hombre, su modo de tratarme, nunca nadie había sido tan auténtico y real, no sentí en ningún momento hipocresía o pretensiones, pensé que todo esté tiempo había estado equivocada con respecto a él, no tenía nada que ver con la persona que yo creía que él era. De hecho era el hombre más encantador que había conocido. La segunda vez que lo vi le comenté del trío y me dijo “todavía quiero disfrutarte más, a solas”, ahí me di cuenta de algo, ¡No me quería compartir! Y no volví a tocar el tema. Siempre me encantó su modo sutil de decirme que yo le gustaba y que disfrutaba estar conmigo. Y a pesar que tenía fama de mujeriego, nunca me insinuó cosas de otras mujeres, siempre me hacía sentir única y especial. Apreciaba mucho eso, ya que ningún hombre me había hecho sentir única. Y vaya que tenía mucho camino recorrido a pesar de mi edad, ya podía hacer comparación con muchos más y sobre todo, hombres mucho más maduros, cuarentones y hasta de cincuenta y pasaditos los cincuenta.

Repetimos esos encuentros una y otra vez. Y siempre era a las 5 de la tarde en un centro comercial, él pasaba por mi. Incluso el día que su hijo nació, él no quiso cancelar nuestro encuentro programado. Llegó el punto que nos veíamos casi a diario. Al inicio en moteles. Pero después de unos meses comenzamos a ir a su casa, mientras su esposa no estaba, sí, un detalle que se me había pasado decirles, él es casado.

Los encuentros en su casa son los que más recuerdo. El brillo de los atardeceres siempre quedará en mis memorias, ver cómo atravesaban los rayos del sol de las 5:30 de la tarde, por la ventana de su habitación.

No sé cómo explicar su modo de ser, siempre fue tan caballeroso y ordinario a la vez, una mezcla extraña, su personalidad la adoro, amaba mucho cómo intentaba impresionarme y cómo no ocultaba su admiración hacia mi persona, amaba el concepto en el cual él me tenía, me hacía sentir especial y elevada, no tenía pena en decir “no sé”, su sencillez me cautivó. Siempre me pareció adorable cuando se quería hacer el interesante e indiferente fingiendo que ya había olvidado nuestra última charla, por ejemplo, y enredados en la plática actual salía a colación un detalle de la plática anterior, nunca lo quise evidenciar, pero en secreto me gustaba ver cómo fingía que no recordaba cosas cuando era evidente que sí, se delataba solito casi siempre. Tan tierno él.

sugar baby experiencia
Hombre encantador y caballeroso C

Siempre los encuentros eran tan apasionados, tengo muy marcados los momentos a su lado, no existen palabras que puedan expresar todo lo que me hace sentir, aún pienso en él, cierro los ojos y revivo algún día específico. Amo las calles que recorrimos juntos, amo los lugares donde estuve con él, amo todo, absolutamente todo lo que tiene que ver con él, amo escuchar las canciones que poníamos cuando hacíamos el amor, amo su existencia.

El mayor lapso de tiempo que pasamos sin vernos y comunicarnos fue de uno o dos meses. Nos dábamos tiempo, no estábamos al teléfono a cada minuto, con él experimenté lo que es amar a alguien sin perderme a mí misma. Llegó el punto en que confíe plenamente en él, tenía la certeza entera que siempre estaría ahí y que lo nuestro jamás terminaría. Éramos libres y había algo entre nosotros, todo se demostraba con hechos. Toda esta complicidad con él me encantaba me sentía enteramente poderosa, indestructible, completa. Florecí mucho a su lado. Era mi más hermoso secreto, nadie sabía de lo nuestro, lo atesoraba demasiado que lo mantuve en secreto siempre.

Yo soy de un espíritu inquieto, quiero ser habitante del mundo, no quiero que nada me detenga nunca, y tenía un tiempo ya con las ganas de salir de mi ciudad, hasta que lo hice un día, tomé mis maletas y me fui a una ciudad fronteriza de mi bello México. A pesar de amar a C, me fui, tanta era mi confianza en él que sabía que a distancia no se podía terminar esto. Y en efecto, creo que más se fortaleció lo nuestro, o eso creía yo. Aquí viene la parte fea y triste de mi historia con él, teníamos dos años de “relación” cuando me fui de mi ciudad, seguíamos en contacto, cuando hablábamos por teléfono lo hacíamos por horas. Teníamos mucho que compartir y tanto lo amo, (porque a pesar de todo aún lo amo), que le tenía la confianza entera de contarnos nuestras aventuras sexuales y nuevas conquistas y jamás nunca sentí celos , éramos abiertos siempre y era genial. ¡Sus llamadas me dibujaban una sonrisa por días!

Llevo casi tres años fuera de mi ciudad y he regresado de visita a mi tierra natal al menos 5 veces, y por una u otra razón no podíamos vernos. Yo lo entendía. Nunca imaginé lo peor. Bajé la guardia por completo

Ahora que fui, hablo de hace tres meses atrás, quedamos de vernos, yo soy mamá ahora, (básicamente soltera, vivo con el padre de mi hija, quién es mi ex SD, compartimos la paternidad pero ya no somos pareja, pero esa es otra historia), mi bebé tenía 3 meses cuando fui. No engordé ni quedé cambiada, al contrario me crecieron los senos y las caderas, por fortuna (Haha); él y yo muy frecuentemente hacíamos videollamadas e intercambiamos fotos y siempre me halagaba, seguía habiendo pasión y deseo entre los dos. Así que por esto yo no tenía miedo de verlo nuevamente con mi vida actual.

Llegó el día de vernos, al día siguiente de mi llegada quedamos de encontrarnos a las 8pm. Yo me sentía un poco nerviosa y emocionada. Tenía un ligero presentimiento que no debíamos vernos e incluso pensé en cancelar, pero dejé fluir las cosas, cuando lo vi no sabía si abrazarlo o besarlo o actuar indiferente, bueno, ¡Sentía sudor frío! No platicamos por mucho rato, y se fue. Hubo un poco de jugueteo sensual, unos pocos besos y ya, fue todo muy raro, yo estaba increíblemente nerviosa, y lo sentí desconectado por completo. Pero no quise creerlo. Al día siguiente lo invité a una reunión familiar pero a última hora dijo no poder. Y así, pasaron dos días, tres días, una semana, dos semanas y más días hasta que entendí que mi pesadilla se había convertido mi peor realidad.

sugar baby final no tan feliz

Sentí el corazón hecho añicos. Podía faltarme lo que fuera, pero no él. Amarlo en secreto y tenerlo en secreto, no tienen idea lo importante, o más que importante que era para mi su presencia en mi vida, simplemente no sé cómo expresarlo con palabras terrenales. Me rompió el corazón enormemente. No sé qué pasó. Le envié un WhatsApp diciéndole lo que sentía, que yo no merecía esta ruptura, al menos no así, después de estos años “juntos” , yo merecía una mejor ruptura, le dije que él sabía perfectamente que yo lo habría entendido si él quería terminar, solo me hizo sentir usada ese día y menospreciada. Ni siquiera me vio desnuda, no hicimos el amor ni nada, no entendía nada sobre su silencio. ¿Conoció a alguien? ¿Qué pasó? Y me dijo “no entendí el mensaje”. ¿Es en serio? Fui muy clara, y después de cómo se portó, su cruel y su doloroso silencio, ofendió mi inteligencia con su respuesta, haciéndose el “tonto”. No le respondí. Ahí lo dejé. Y a los pocos días su hermano mayor me agregó a FB y me empezó a hacer plática. Lo cual demasiado extraño, porque su hermano me empezó a coquetear. Y decidí enviarle capturas a C y decirle que si acaso él le había contado a su hermano sobre lo nuestro o qué pasaba que de repente me buscaba así, y me dijo “no entiendo tu mensaje”, ¿Es en serio? ¿Lo hizo de nuevo?. En fin. Lo bloqueé de mi celular. No quería saber de él. Me sentí terriblemente. Y me envió un mensaje repitiendo el estúpido texto: no entendí tu mensaje. Él no tiene ni idea pero rompió mi corazón en mil pedazos. Hasta el día de hoy no sé de él y a pesar de amarlo locamente tengo dignidad, no volveré a buscarlo. Es una persona que no conozco ya, y no me interesa el patán en el que se convirtió ese día. Me quedo con los recuerdos más bellos a su lado. Es mi gran amor. Todo fue perfecto con él. Siempre nos vimos a solas, a escondidas de todos nuestros conocidos ya que nuestras familias se conocen. Lo amo y muy posiblemente lo amaré siempre, es mi gran amor.

He sido SB de más de un hombre, sé cómo es este medio, incluso estando con C fui SB de dos hombres, y estando en la nueva ciudad lo fui de tres hombres. Y como te decía, tuve una bebé de mi último SD. Pero mientras era esto, amaba en secreto a mi gran amor C. Y esperaba sus llamadas como niña de secundaria super emocionada. En fin. Eso terminó. Muy abruptamente. No habría deseado jamás ese fin con él.

Quiero compartir contigo mi historia porque me nace, porque seguramente tú también tienes tu historia de amor, y estamos en la misma sintonía. Porque quería también compartir que aprendí que la vida sigue con ese amor o sin él. Que aunque a veces duele hasta respirar después de él, es temporal, obviamente en algún momento volveré a sentirme entera. Y no es que haya detenido mi vida, no, para nada, solo que en secreto lo amaba y es extraño vivir este duelo al igual, en secreto. Incluso llegué a pensar que era karma, por haber estado con un hombre casado tanto tiempo, y no ha sido el único hombre casado con el que me relaciono, pero sí es el único al que he amado.

El amor es subjetivo, cada persona ama a su manera. Y cada una de nosotras tenemos nuestra historia de amor. Y al mismo tiempo somos SBs. Y ambas cosas pueden sobrellevarse. En mi caso C no era mi SD, simplemente era mi amor secreto. Mis SDs se esfumaron como polvo, ya fueron, y era lindo que yo seguía teniendo a mi amor ahí, para mí. Pero hoy por hoy ya no. Y estoy abierta a conocer a otro SD , después de la tormenta, sobretodo ahora más que nunca porque ya tengo una bebé por la cual ver , ya no solo soy yo sola. Y hasta cierto punto, mi bebé me da fortaleza y la adoro. Pero ser mamá no significa para mí dejar de ser mujer. Una mujer necesita ser amada por un hombre también, y si no ser amada, por lo menos sentirse deseada y consentida. A menos a mí eso me encanta. Estoy cerca de cumplir 27 años de edad y no me quiero cerrar a la oportunidad de conocer a alguien que me regale buenos momentos, a lo largo de mi experiencia en este ámbito aprendí ya a disfrutar de esos momentos, a vivir ese presente, a sacar provecho y a no enamorarme perdidamente, a quererlos, sí, porque no soy de hierro, ¡ claro que tengo sentimientos!.

Independientemente de que tengas o no tengas el nombre de algún chico tatuado en tu corazón, eso no significa que no puedas darte la oportunidad para dejarte consentir por otro hombre, yo sé que posiblemente aún tienes muy arraigados los estereotipos sociales entre lo bueno, lo malo, lo correcto, lo incorrecto, y así muchos más. No sé trata de ser hipócrita. Recuerda que esto no tiene nada que ver con tu valor como persona ni como mujer . Pero analiza que puedes obtener un beneficio al menos, o mejor dicho, muchos beneficios.

Te pongo mi ejemplo, yo viví un amor inmenso y créeme, es algo que disfruté mucho, ¡muchísimo! Pero ahora que puedo visualizar mi situación fuera de ello, desde una nueva perspectiva, me doy cuenta que sólo me quedaron recuerdos, y recuerdos hermosos, pero finalmente solo eso, como te decía, ya he sido SB antes, aún incluso estando enamorada de C, pero posiblemente me limité un poco por el “amor”, o por tenerle cierta consideración a él. Sin embargo, ¿de qué me valió?. Tal vez pude haber disfrutado más de mis otras experiencias, sin haberme limitado así como lo hice.

No me refiero que renuncies a tener tu vida personal ni a dejar de sentir algo por alguien especial para ti. Se trata de ser solo un poco más astuta e inteligente, sobre todo de inteligencia emocional, que todo es pasajero y aunque es una frase común, existe mucha razón en ella. Yo pensaba que mi “gran amor” era indestructible, y me siento un poco tonta al respecto, porque yo incluso he llegado a reírme de las chicas que se expresan así tal cual, pero me encuentro en esa situación ahora y lo entiendo perfectamente. Estoy reponiendome, y honestamente, me siento un algo emocionada por lo que viene. Bien dicen que cuando se cierra una puerta se abre otra. ¿Será?. Yo no sé a qué genio se le ocurrió este asunto de los SDs pero vaya que le atinaron justo al blanco. Porque habemos muchas mujeres que por diferentes razones queremos experimentar todo esto. A veces me he preguntado si es necesario esto, obtener ayuda de un hombre a cambio de darle mi compañía y siempre me terminó diciendo a mi misma, no se trata de meditarlo y pasar las horas eternas analizando si es bueno o malo. Se trata de vivirlo, no me canso de decir una y otra vez: ¡disfruta el momento!

Ahora que ya estoy libre de mis emociones por completo, sí, me emociona lo que está por venir. No sé cuándo, ni dónde, ni cómo, ni porqué, pero sea donde sea que te encuentres hombre maravilloso, dador de buenos momentos y nuevos aprendizajes ya estoy lista para ti. Y un poco más sabía que antes, he aprendido a ser una buena SB y me encanta….

Y a ti chica guapa que me lees, espero que de algo te sirva mi historia de amor y desamor. Me encantaría saber la tuya también. No cabe duda que detrás de cada SB hay un corazón latiendo y cada una sabe por quién late así.

Pagamos a Sugar Babies para compartir su experiencia en Sugar Dating. Para preguntas o comentarios, Contáctenos.


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

 
×
 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir

Ir a la barra de herramientas