Sugar baby: La felicidad te va bien, úsala

Lo mejor de ser sugar baby

Dinero-estrés-felicidad y sugar babies ¿cómo rayos se relacionan? ¿Qué es la felicidad? ¿Cómo la podemos obtener? Todo mundo quiere ser feliz, y todos anhelamos mantener un estado de paz mental por el resto de nuestras vidas, libre de preocupaciones, de pensar en pagar los gastos básicos del mes, los gastos simples del día a día a día y un sinfín de pendientes que se resuelven únicamente con el dinero. Para responder a las preguntas iniciales, vayamos por partes. Para empezar, tenemos que, la felicidad, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, (DRALE); es un estado emocional, que tiene como consecuencia una sensación de bienestar y autorrealización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas; hasta ahí le dejamos, creo que ya se entiende del todo ¿cierto? Habiendo dicho eso, pasemos al siguiente punto.

Para obtener la felicidad, bueno, esta pregunta nos puede llevar a muchos caminos, y estoy segura que, para cada persona, será la razón absoluta cosa que es completamente válido, no podemos dejar de lado el hecho de que cada persona es diferente, y por supuesto, con necesidades distintas así mismo, con sus conceptos propios sobre la vida, de modo que la felicidad tiene muchos significados y termina siendo algo subjetivo, y se manifiesta de diferentes maneras, y aunque no haya una medida exacta para esto, es algo tácito. Solemos relacionar la felicidad con una sonrisa sincera, con un gesto de placer y con una infinidad de momentos especiales. De todo esto, quiero resaltar algo importante, y me gustaría que realmente profundizaras en la pregunta antes de responderla, pero que lo hagas cuando hayas finalizado la lectura de este artículo, ¿Crees que el dinero trae consigo la felicidad?

Podemos divagar filosofando sobre la felicidad y la frivolidad del dinero, (lo digo de modo sarcástico, ya que muchas personas suelen recalcar que esta relación es completamente banal y errónea), pero la ciencia ya se adelantó en este punto y en un estudio realizado por la Universidad de Case Western se dieron a la tarea de consultar con un grupo de personas sobre el aspecto económico y la íntima relación que el dinero tiene con la felicidad, y concluyeron que efectivamente está relacionado con el bienestar emocional y la calidad de vida de las personas.

En dicho estudio analizaron a las personas dándoles seguimiento a sus ingresos monetarios, y cómo esto tenía mucho que ver con la disminución de las emociones negativas; curiosamente, también descubrieron que el aumento de los ingresos económicos se relaciona con la reducción a la incidencia de enfermedades mentales. ¡Dinerito nunca me faltes por favor!

Todo ello, tiene una explicación por supuesto, dado que el estrés disminuye cuando nos vemos en la tranquilidad de, por ejemplo, poder solventar los gastos de la casa, que son nuestra prioridad en la mayoría de los casos, y si te sobra dinero te puedes dar el gusto de comprarte lo que se te antoje, claro que si eres una persona más desinhibida con el dinero, y esto no representa una preocupación ni mucho menos causa de estrés, no tienes una idea de lo que estamos hablando, y por ello te envidio, (risa). No sé si hasta aquí me vas siguiendo el hilo; ya entramos en el terreno del estrés.

A groso modo, se puede considerar al estrés como un conjunto de manifestaciones fisiológicas que se perciben como enfermedades o reacciones somáticas negativas que experimenta una persona al encontrarse ante una tensión nerviosa, misma que podría deberse a diferentes razones, como la mencionada anteriormente sobre la falta de dinero a la hora de pagar las cuentas. El estrés, al igual que la felicidad, no es un término desconocido, creo que sin errar podría decir, que, para nadie lo es actualmente, todos hemos oído sobre el estrés y principalmente, que se manifiesta por el ámbito laboral, aclaro que hay diferentes tipos de estrés, pero el estrés laboral es el más común, de nueva cuenta, ¡el dinero es la constante!

Te podrás dar ahora una idea más amplia sobre la relación que existe entre el dinero y la felicidad; creo que todos somos modestos e ingenuos al decir que el dinero no compra la felicidad, esta frase ya se convirtió un cliché. No te cohíbas al aceptar lo contrario, si lo piensas, el dinero puede que no compra la felicidad, pero la facilita, o da pie a que la encuentres más fácilmente; tú tendrás tus propias aspiraciones personales y metas en la vida, sólo tú sabes qué es lo que te hace feliz, posiblemente sabes el modo de alcanzar dicha felicidad, y ojalá no sea tu caso, pero si el dinero es impedimento para que concretes tus sueños, mismos que te darán esa anhelada felicidad, pues no sé tú, pero hay modos de obtener ese apoyo monetario que te está faltando.

Guia para sugar babies

Es posible que al igual que yo y como muchas otras personas, trabajas honradamente y te esmeras para hacer lo correcto, pagar las cuentas y no quedar mal con nadie en ese sentido, pero que tristemente, por más perseverante que seas, no te alcance el dinero, apenas para lo básico, en ese caso, bienvenido a la realidad de la economía actual; podríamos entrar en temas políticos, pero por ahora no es necesario profundizar en ello, todos sabemos de sobra que hay crisis económica, nos guste o no, muchas veces la falta de dinero no es nuestra culpa por completo, son daños colaterales de la crisis en los países en vías de desarrollo, esto repercute en algunas prácticas antisociales para obtener mejores ganancias económicas. 

Muchas chicas, por ejemplo, llevan una vida estudiantil y laboral de día y por las noches ejercen la prostitución, ¡dinero es dinero! Y en la mayoría de las veces, no lo hacen por gusto, sino por necesidad, eso por citar solo un ejemplo, pero puede que incursionan en la venta de drogas o algo parecido, al igual los chicos, encuentran alternativas lascivas para su integridad por el único objetivo de salir adelante con los gastos, ¡no lo hagas! hay otras opciones. ¡Vuélvete Sugar Baby!

Un sugar baby es una persona normalmente joven, que se involucra de manera ocasional con un hombre mucho mayor, (Sugar Daddy), o a una mujer mucho mayor, (Sugar Mommy), quienes son personas adineradas que disfrutan gastar su dinero con personas jóvenes; se dice que es la prostitución moderna, pero honestamente, no es ni parecido a ello, te diré por qué; en primera, el trato es completamente digno, la persona con la que te involucras de este modo te respeta en todo momento, se trata de que ambos disfrutan de la compañía y el momento, y no necesariamente se tiene sexo en los encuentros, a veces solo es el placer de intercambiar una agradable charla, ir de paseo, una cena, ir de viaje, etc. no todo es sexo, aunque por supuesto, en la mayoría de los casos se da pie al acto sexual, pero ambas partes lo consienten, y no es un acostón y te echa por la puerta despojándote de tu dignidad; se entabla una especie de relación consensuada en la que ambas personas establecen las reglas desde el inicio, ya sea que le prometes exclusividad o no, por citar un ejemplo.

Cuando eres sugar baby, es posible que la persona con la que te involucras te entrega el dinero en efectivo cada cierto tiempo, de manera periódica, o bien, que se encargue de solventar tus gastos directamente y comprar las cosas que te hacen falta cuando se lo pides, en cualquier caso, representa un alivio para tu tranquilidad mental, dejas de preocuparte por el aspecto económico como normalmente lo hacías, los beneficios son inmediatos, y te aclaro por qué no se puede considerar como prostitución, pues simplemente, porque no te paga cada que tienen sexo, en realidad no te pagan por sexo, te apoyan económicamente porque pueden hacerlo, y se trata de dos personas adultas intercambiando beneficios; necesitas ser open mind para lograrlo con éxito. No nos confundamos, no se trata de una relación oficial que puedes gritar a los cuatro vientos, entre más privacidad manejes en la relación, es mejor, ya que, generalmente las personas adineradas que buscan sugar babies son personas con cierto estatus social “respetable” y no serían bien vistos jugando en este rol de papeles. Así que ¡Se discret@ tu sugar daddy/sugar mommy te lo agradecerán!

Si todavía no te convences del todo para entrar en este rol, te invito a que imagines las siguientes escenas: Viajar, ya sea en el país o al extranjero; comprar la ropa que más te gusta de un aparador; pagarte unas clases de lo que sea que se te haya ocurrido aprender; pagar la renta; ir a un restaurante lujoso por la mera curiosidad de saber lo que se siente comer ahí; rescatar perritos; salir de fiesta; pagar la universidad; el internet; el auto nuevo; cosméticos de marca costosa; celular de moda; etc, etc,etc . Todo lo anterior de paga con dinero, hasta para ayudar se necesita dinero. Nos guste o no, el dinero es necesario para realizar actividades cotidianas, para obtener productos, para pagar servicios, y básicamente para todo en este sistema social del que somos miembros.

Como ser un sugar baby

El dinero es un complemento indispensable, aceptémoslo. Y claro, que depende del uso que le damos lo que va a determinar si representa algo positivo o negativo; tampoco digo que el dinero sea tu dios, ni que sea lo más importante en tu vida, pero para cualquier objetivo en la vida que te plantees, lo vas a necesitar. Y un ingreso extra nunca te caerá nada mal, siendo sugar baby te facilitas las cosas, dejas de lado el estrés, te empiezas a divertir más, empiezas a disfrutar de tu juventud con calma, sabiendo que tienes la seguridad de las cuentas pagadas a fin de mes, y no por ello digo que te confíes del todo y dejes de hacer lo que debes, descuidar tu parte laboral y colgarte de las ventajas que tu sugar daddy / sugar mommy te brindan, no es adecuado tampoco hacerlo de ese modo, solo tienes que verlo como una ayuda extra, en realidad, es prácticamente un ingreso extra para consentirte a ti mismo, sin embargo, la mayoría de estas personas adineradas son generosas en lo económico y suelen darte más de lo que les pides, por la simple razón de que pueden hacerlo, los llena de cierta autosatisfacción al mismo tiempo que te apoyan, y eso, te beneficia más a ti que a ell@s.

Para ejemplificar aplicando los conceptos de felicidad, estrés y dinero, me gustaría compartir mi experiencia personal como sugar baby y cómo ese hecho me facilitó las cosas hasta el día de hoy para permanecer en un estado armonioso y hasta de felicidad, ¿por qué no decirlo?; cuando yo llegué a la ciudad en la que radico actualmente, empecé a trabajar en un call center, ganaba por comisiones, y al inicio parecía que todo marchaba bien, cuando de repente me vi abrumada por los gastos, viviendo yo sola, y el estrés comenzó en aumento, al grado en enfermarme de colitis, lo peor que te puede pasar, carecer de dinero y enfermarte, hasta parecía una broma de la vida, para mi suerte, conocí en internet a una persona que me propuso ser mi sugar daddy, acepté sin pensarlo dos veces; al inicio creí que se trataba de una tomada de pelo, sonaba demasiado bueno para ser real, pero para mí grata sorpresa, era tan real como que el cielo es azul; desde el primer encuentro me sentí muy cómoda con ese hombre, y me apoyó mucho, sin él muy posiblemente seguiría batallando. Considero que fui astuta y aproveché al máximo los beneficios económicos que él me ofrecía y abrí mi propia boutique de ropa, actualmente soy independiente, con las ganancias de mi propio negocio puedo costear mi universidad.

En conclusión, si aún crees que el dinero no trae consigo la felicidad, te invito a que lo reconsideres, no pienses por favor que se trata de un aspecto superfluo de la vida, aprende a usarlo para “el bien”, el dinero es útil para todo lo que deseas, paga todo lo que se te pueda ocurrir, obtenerlo es todo un reto, sobre todo para los que somos considerados milenials. Si está en tus manos quitarte un poco de estrés y con ellos consigues más puntos en favor de la felicidad, no lo evites, ¡intenta cosas nuevas! Ser sugar baby podría resultarte una de las mejores experiencias de la vida, y mejor aún, acompañado de consecuencias para tu desarrollo profesional y personal. Por todo lo dicho anteriormente, no olvides que, ¡la felicidad te va bien!


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

 
×
 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir

Ir a la barra de herramientas